16 de febrero de 2019

Un lugar: Algarve, Portugal.

Llevaba tiempo queriendo compartir con vosotrxs mis fotografías del Algarve, y ahora que se acercan fechas de vacaciones para muchxs, es buena idea pensar en la Costa del Algarve para hacer una escapada de la que no os arrepentiréis: inmensos acantilados que pintan una preciosa costa dorada, playas arenosas, calles y construcciones con influencias de la cultura Romana y Árabe, pequeños pueblos de pescadores donde degustar el mejor pescado fresco... a tan sólo 3-4 horas desde el Campo de Gibraltar y cercanías!


Lo primero que nos encontramos al entrar en el Algarve es Tavira, una antigua ciudad Árabe donde disfrutar de sus playas, su castillo medieval, y por supuesto hacer una parada en Vela 2, un restaurante en el que podréis degustar el mejor pescado fresco por tan sólo 10€ por persona (podéis repetir tantas veces como queráis!) Muy recomendable.


Castillo de Tavira

Continuando por la costa llegamos a Faro, con su casco antiguo amurallado, fue un enclave importante para Romanos y Árabes. Aquí, algo escondido en plena naturaleza, se encuentra Pego do Inferno, un lago natural con una cascada en medio del entorno y la vegetación. 
La primera vez que fui al Algarve, hace muchos años, Pego do Inferno no era tan conocido, pero en mi último viaje he podido encontrar bastantes bañistas y personas pasando el día en este enclave natural. Además de bañaros en el lago, podéis tiraros a él desde un árbol en el que han colgado una cuerda tipo liana, siempre hay personas esperando para lanzarse!

Entre Albufeira y Portimao hay una atracción artística que no os podéis perder. Se trata de Fiesa, en la localidad de Pêra, el Festival Internacional de Escultura de Arena donde escultores de diversos países han creado auténticas obras de arte.






Más adelante, desde el puerto de Portimão, os recomiendo hacer la ruta de las cuevas para conocer los rincones más secretos del Algarve. Hay varias opciones: en barca, lancha, kayak... con una duración de unas 2-3 horas y un precio aproximado de entre 20€ y 30€ por persona (dependiendo del puesto donde lo compréis), recorreréis una buena parte de la costa del Algarve y conoceréis calas vírgenes que no tienen acceso a pie.
Una cantidad de acantilados impresionantes y playas escondidas que no os dejarán indiferentes.








Y cómo no visitar la cueva de Benagil, con un atractivo natural impactante: un arenal oculto entre cuevas con grutas producto de la erosión, a la que sólo se puede acceder nadando desde la playa de al lado, o con la ruta en barca o kayak desde el puerto de Portimão.


Aprovechando la visita a Portimão podéis hacer una parada en Praia da Rocha, donde caminaréis hacia la playa perfilando los acantilados con unas vistas increíbles.

Otra de las playas más bonitas para visitar es la Praia do Três Irmãos, en Alvor.




Continuando por la costa tenemos que hacer una parada obligatoria en Lagos: el centro de la ciudad tiene un toque medieval y la línea de costa una belleza asombrosa.
Acantilados dorados de 20 metros de altura, con formaciones rocosas que emergen del mar guiaron durante siglos a los navíos portugueses.
Podemos encontrar varias playas preciosas, las más conocidas Ponta de Piedade y Praia do Castelo.

Praia do Castelo

Si tenéis tiempo, podéis hacer una parada en Raposeria para visitar el menhir Do Padrao, datado del 4.000-3.000 a.C., de algo más de 2 metros de altura y que evidencia la existencia de vida humana en esa zona durante la época del Neolítico (lo econtraréis dirección Sagres, cogiendo el desvío hacia la playa de Ingrina). También es buena idea pasar por alli si vais en furgo, podéis pernoctar cerca de la playa, suele haber autocaravanas y es muy tranquilo.

En el extremo occidental del Algarve y terminando nuestra ruta tenemos el Cabo de San Vicente, con una fortaleza visitable y un faro. Desde él podemos contemplar el atlas con un paisaje imponente. 
Merece la pena contemplar su atardecer, las vistas que ofrece este cabo han inspirado relatos épicos y leyendas.

También hay hueco para los amantes del surf, y es que a 28 km del Cabo de San Vicente nos encontramos con Carrapateira, muy frecuentada por surferos, donde suelen pernoctar furgonetas y autocaravanas.

Contemplar un atardecer desde sus acantilados fue algo increíble!!



29 de enero de 2018

Intimidades

Intimidades es un proyecto personal en el que he ido trabajando a lo largo de estos años. Está formado por una recopilación de fotografías que he tomado en situaciones y lugares que han definido un momento importante para mí, ya sea por una experiencia, una sensación, o lo que significaba para mí ese momento en concreto.

Lugares que han marcado épocas significativas en mi vida, brindándome un refugio que necesitaba dentro de mí, encontrándolos en ese lugar, en ese instante.


Intimidad:

2. f. Zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia.



















27 de agosto de 2017

Un lugar: Roma, Italia.

Cuando se despierta un día lluvioso, yo me despierto con ganas de crear. El clima de hoy me ha recordado mi viaje a Roma del año pasado, que quiero compartir con vosotrxs.

La llaman "La Ciudad Eterna", y es que, cuando paseas por sus calles y observas sus antiquísimas construcciones, el tiempo se para... y resulta abrumador contemplar algo tan bonito y tan antiguo a la vez. Hay zonas, como el Foro Romano (zona central donde se comenzó a desarrollar Roma...es la zona más antigua), que a pesar de sus columnas derruídas y sus gigantescos pilares (algunos enteros, a otros les faltan partes), si te paras y observas con detenimiento alrededor, parece que viajas en el tiempo a la época donde Roma estaba en todo su apogeo... vegetación, grandiosas construcciones, cúpulas en sus catedrales y edificios, altas columnas, laboriosos labrados en las piedras...


Es fácil recorrerse la ciudad con un poco de empeño, eso si, alternando las caminatas con autobús y metro, para no acabar exhaustos.
Dormir en un lugar más o menos céntrico os ayudará a estar más cerca de los puntos de interés a visitar, como fue nuestro caso. Nos alojamos en la Via Nazionale, (junto a la Plaza de la República), en un acogedor hotelito, como muchos de allí, adaptado dentro de un edificio de casas antiguas, ya que no hay mucho espacio para nuevas construcciones en la ciudad, y tienen que buscar alternativas. Bajando Via Nazionale ya nos topamos con el Monumento a Vittorio Emanuele, que si lo rodeamos, podemos subir unas largas escaleras y obtener una de las mejores vistas de Roma! muy cerca de éste nos encontramos el Foro Romano, al cual os aconsejo que le dediquéis el tiempo suficiente para recorrerlo con tranquilidad, porque tiene mucho encanto. Para comprar las entradas, muchas personas hacen cola en el Coliseo, y allí compran las entradas también para el foro Romano... pero os aconsejo no hacer la cola en el Coliseo, ya que siempre está a tope de gente y perderéis un buen rato! Lo mejor es hacerlo al contrario, ir directamente al Foro Romano, y en sus ventanillas, comprar las entradas para el Foro y el Coliseo, allí no tendréis que esperar cola! (también podéis comprar las entradas por internet). Por supuesto no hay que decir que tenéis que visitar el Coliseo Romano! El precio de entrada básico para el pack del Foro Romano y Coliseo es de 16€, y merece la pena!

Para ver la Fontana Di Trevi, os recomiendo que no la busquéis... si paseáis por Roma seguro que la encontráis, pero será más impresionante si vais caminando por sus callejuelas sin buscarla... cuando os deis cuenta, de repente, empezaréis a escuchar el murmullo del agua, y al acercaros más, quedaréis boquiabiertos con ésta impresionante fuente! Dicen, que si te pones de espaldas a ella y lanzas una moneda, volverás a pisar Roma alguna vez en tu vida! Yo la lancé... a ver qué pasa!

Para salir a tomar algo, cualquier plaza tiene vida, la Plaza Navona es muy bonita, una de las más populares de Roma, no dejéis de pasar por ella! hay artistas callejeros tocando y tiene mucho ambiente. También la Plaza di Fiori, que acoge a diario un particular mercadillo de flores, así como varios productos de alimentación, artesanía... Pero sin duda, de las mejores zonas para salir de noche a tomar algo (de día es bastante más tranquilo), es el barrio de Trastévere... bohemio, multicultural, pintoresco y tranquilo pero con mucho ambiente a la vez. Hay muchos restaurantes y terrazas para cenar, con el aire romántico y característico italiano, y encontraréis rinconcitos mágicos que no pasarán inadvertidos ante vuestros ojos...

Déjate llevar por la magia de Roma y pasea por sus estrechitas y empedradas callejuelas... te encantará!

Aquí os dejo una pequeña muestra de mi paso por La Ciudad Eterna.